La Antimemoria

El almacenamiento de información es un tema científico importante en nuestros días, por lo que se han hecho diferentes trabajos para ir desentrañando los misterios de nuestro cerebro, y se han planteado diferentes teorías para la explicación de este fenómeno.

Neurona, por ZEISS Microscopy, Flickr.

Neurona, por ZEISS Microscopy, Flickr.

La memoria de una experiencia es una ‘’huella’’ cerebral única, ya que se formó un circuito neuronal exclusivo para ese recuerdo. Cuando aprendemos algo, por lo tanto, aumentan las conexiones entre las neuronas y por ende aumenta la excitación. A pesar de esto, los niveles de actividad eléctrica del cerebro se mantienen equilibrados, y es aquí donde entra la teoría de la antimemoria.

Para entender la antimemoria primero debemos hablar de la antimateria. La antimateria es lo contrario a la materia: en lugar de electrones tiene antielectrones (electrones con carga positiva); y en lugar de protones tiene antiprotones (protones con carga negativa).

De manera similar se le está dando una explicación a la antimemoria. Investigadores de la Universidad de Oxford y del University College London (UCL) señalan que, cuando se crean nuevas conexiones en nuestro cerebro debido a la formación de un recuerdo, al mismo tiempo, se forma un patrón de actividad eléctrica neuronal exactamente opuesto a la ‘’traza’’ neuronal nueva, pero sin borrar la memoria formada.

Los científicos creen que la antimemoria mantiene el equilibrio de la actividad eléctrica del cerebro, siendo un segundo proceso cerebral vinculado al aprendizaje. Esto es muy importante para nuestra salud, ya que alteraciones en este equilibrio están vinculados a trastornos cognitivos como el autismo y la esquizofrenia.


Imagen de portada: Manuel P Báñez, Flickr.

 

Daniela Chureo

Estudiante de cuarto año medio del Liceo Camilo Henríquez. Futura estudiante de medicina, interesada en un mayor impulso científico y conocimiento en las ciencias.