El Noveno Planeta

xfpjpTT

“¡Explica la alineación orbital de distintos cuerpos distantes del Sistema Solar! Planeta 9 desde el espacio exterior. Se esconde más allá de Neptuno, esperando…ser encontrado”. Poster de la película Plan 9 From Outer Space.

En los últimos años nos hemos acostumbrado a los increíbles hallazgos que instituciones como NASA realizan sobre el descubrimiento de los llamados exoplanetas (planetas que se encuentran en sistemas solares ajenos al nuestro, o visto de otra forma, planetas que orbitan una estrella diferente a nuestro Sol). Estos descubrimientos son más interesantes aún, cuando entre los nuevos exoplanetas, hay uno en el que se podría albergar vida.

Este tipo de hallazgos, que empezaron el año 1995, han sido realizados incluso por científicos nacionales. En agosto del año pasado, la astrónoma chilena Maritza Soto descubrió el exoplaneta HD110014C, que se encontraría a 293 años luz de distancia de nuestro hogar.

Pero mientras grandes equipos se enfocan exclusivamente en la búsqueda de planetas a lejanas distancias, en enero de este año el reconocido científico Mike Brown tuiteaba: “Ok, ok, ahora estoy dispuesto a admitir: sí, creo que el sistema solar tiene nueve planetas”. En ese momento, el mundo de la astronomía puso un alto. Y todos se preguntaban ¿acaso hay un planeta escondido en nuestro patio trasero?

Mike “el asesino de Plutón” Brown

Michael E. Brown, licenciado en física de la universidad de Princeton, autodenominado como “el asesino de Plutón” y “el emperador de los planetas enanos”, ha descubierto más de 10 objetos transneptunianos (cuerpos que se ubican más lejos que Neptuno). Dos de estos cuerpos son los planetas enanos Makemake y Eris (leer “Los Planetas Olvidados”). Además, fue uno de los protagonistas en la baja de categoría del ex-planeta Plutón.

Todos estos descubrimientos han hecho que Mike tenga un renombre en el área de la astronomía, por lo que cuando dijo que era muy probable que existiese un noveno planeta en nuestro sistema solar, todos se lo tomaron en serio.

Contexto

Desde hace un par de años, habían salido a la luz investigaciones y análisis sobre los objetos más lejanos de nuestro sistema solar, los que se ubican dentro de una zona llamada el Cinturón de Kuiper y que son conocidos como KBOs (Kuiper Belt Objects). Resulta que varios de los cuerpos que ahí se encuentran – seis, para ser más exactos- presentan una órbita un tanto extraña, que no tenía sentido con los datos con los que se contaba en esos momentos. A través de estudios que se hicieron al respecto, llegaron a la conclusión de que algo estaría provocando estas irregularidades en sus orbitas. Como nadie daba una explicación certera de qué podría ser, Michael E. Brown y Konstantin Batygin se propusieron resolver el misterio astronómico analizando las orbitas de cada objeto, para poder encontrar la pieza que faltaba.

Un poco de historia…

Predecir que hay un nuevo planeta a través de irregularidades en orbitas ya había pasado. Neptuno fue descubierto de esta forma en el año 1845, cuando encontraron que el camino que realizaba Urano alrededor del sol, no era la que debía ser. De forma similar, el planeta enano Ceres, fue predicho en el año 1770, para luego ser encontrado en 1801.

De esta forma, 1845 fue el último año en el que se descubrió un planeta. Algo que próximamente podría cambiar.

El planeta nueve se encuentra por ahí. Supongo“.

Cuando ya se creía conocer todos los objetos de tamaño considerable en nuestro vecindario solar, Michael E. Brown en el año 2003 descubre a Sedna, uno de los objetos con la órbita alrededor del Sol más grande descubierto hasta ahora. Este cuerpo menor se encuentra dentro del Cinturón de Kuiper, y sorprendió a los astrónomos cuando éstos descubrieron que su órbita era distinta a los objetos ya conocidos, pero que coincidía con la de otros cinco cuerpos ubicados en la misma zona. Todos tenían un patrón similar.

Esto fue motivo de análisis y pruebas. Una de ellas consistió en poner un planeta con el doble de la masa de la tierra, para ver si así hacían coincidir las orbitas. No resultó. Pero M.B y K.B decidieron hacer un largo análisis. Y a través de varios modelos computacionales, lograron ubicar un objeto con el que las irregularidades de los seis objetos se corregía.

Todo cobraba sentido al agregar un nuevo cuerpo celeste a la receta estelar. Este nuevo objeto que hacía cuadrar los números era un planeta de entre cinco a diez veces la masa de la Tierra (aunque algunos se atreven a decir que podría llegar a ser hasta 20 veces la masa de la Tierra), haciéndolo un poco más pequeño que Neptuno. La órbita del noveno planeta sería de tal tamaño, que una vuelta al sol correspondería a 15000-20000 años terrestres. Este (definitivamente) frio planeta, estaría a una distancia mucho más grande que la de la tierra al sol.

“Esto es real, ¿cierto?”. Es lo que comentó Konstantin a Mike al momento de descubrir que el noveno planeta era algo realmente factible.

Más datos a favor

Resulta que dentro de los datos que se obtenían al momento de hacer desaparecer las irregularidades, aparecía una pequeña cantidad de objetos que su órbita se dibujaba de forma perpendicular a la del nuevo cuerpo celeste.

Revisando las bases de datos que tenían a disposición, cinco minutos después, Mike y Konstantin confirmarían la existencia de dichos objetos. Haciendo que la hipótesis de P9 (planeta nueve) se vuelva cada vez más sólida.

hercolobus120_03

En naranjo, orbita de P9; En magenta, las orbitas de los seis objetos del Cinturón de Kuiper; En azul, las orbitas de los objetos que se encontrarían de forma perpendicular a P9.

¿Cómo sería este planeta?

Como ya se había comentado antes, P9 sería un poco más pequeño que Neptuno. Unas cuatro veces el tamaño de la Tierra. Por su lejanía al Sol, sería un lugar muy frio, donde muy difícilmente -prácticamente imposible- podría sobrevivir alguna forma de vida. Además, por la masividad que posee, es muy probable que tenga al menos un satélite natural e incluso anillos.

P9

A la izquierda, nuestro Sol. A la derecha una estrella de otro sistema. Y en el centro, P9. Diagrama creado por Lund University.

Las sorpresas con este planeta no acaban, pues astrónomos de la Universidad de Lund en Suecia, asegurarían que por las características que se han comentado de P9, este podría ser en realidad un planeta robado de otro sistema solar, o sea, un exoplaneta. Esta idea partió des la pregunta: “¿cómo podría un cuerpo tan grande, formarse en un lugar tan lejano?”, comparándolo con los planetas que ya conocemos, y que se encuentran tan compactos.

Este equipo de científicos asegura que P9 pudo haber sido capturado por nuestro sistema solar hace unos 4.5 billones de años, al igual que otros cuerpos, como Sedna. A  pesar de que hay relativamente pocas probabilidades de que esto haya sido real, no deja de entusiasmar a los astrónomos las oportunidades que se abren con este nuevo planeta.

Es más, algunos se aventuran a afirmar que podría haber más de un planeta desconocido en nuestro sistema solar, pues según sus datos, las orbitas de los seis KBOs y P9 serían muy inestables. Pero al agregar un décimo objeto todo esto se arreglaría.

¿Y la foto?

El noveno planeta es aún una hipótesis. A pesar de que haya cálculos que demuestren su existencia, siempre existe la pequeña probabilidad de que las irregularidades de los objetos del cinturón de Kuiper sean simplemente un producto de la casualidad.

La única forma de que todo esto se confirme es que se encuentre a P9. Para esto, ya se están utilizando distintos telescopios, para poder encontrar este esquivo objeto, si es que existe.

Conseguir una imagen del noveno planeta podría lograrse hoy, mañana, o en cinco años más. Mientras tanto, tendremos que seguir especulando sobre la existencia de este misterioso planeta, esperando a que pronto alguien lo encuentre.


Si quieres informarte más sobre P9, te invito a visitar el blog hecho por Mike Brown y Konstantin Batygin: www.findplanetnine.com , desde esta web se obtuvo la gran mayoría de la información puesta en este artículo, además de las imágenes.

Imagen de portada por Tomruen

Alex Retamal

Estudiante de Ingeniería Civil Industrial Mención Informática. Fanático de la ciencia ficción y de los descubrimientos e invenciones que cambiarán nuestro mundo.